BIENVENIDOS A MI BLOG



viernes, 29 de julio de 2016

EL PODER DE POKEMON


Mientras en Francia, Alemania o Bélgica se suceden los atentados,  mientras un joven degolla a un cura o un marido mata a su mujer delante de sus hijos, y un sin fin de asesinatos más; mientras el Reino Unido se quiere ir de Europa y Cataluña separarse de España ( pasándose la constitución por el forro) o los españoles sigamos sin gobierno y en Estados Unidos intentan decidirse entre una presidente demócrata (la Clinton) y un presidente republicano ( el Trump), que lo más que tiene de demócrata es que su mujer sea un florero de 90-60-90; por no mencionar que pretende construir una muralla entre USA y Mexico, que podremos ver desde el espacio exterior cuando, en un par de décadas, tengamos que abandonar la tierra. Aparece el juego que nos ayuda a desinhibirnos de tantos problemas: Pokemon Go.






Después de destrozarnos los ojos con el Tretix, de perseguir fantasmas con el comecocos, de matar zombies y de soportar una veintena de ediciones de Gran Hermano ( eso que nadie ha visto pero que todo el mundo sabe quién la lía parda); después de soportar a cantantes noveles peleando por ganar el concurso, o sea OT, para poder ir a Eurovisión (ese concurso de música europeo en el que España nunca gana). Nos enganchamos a los selfies, al Candy Crash ( algún que otro político también) y, así, un largo etcétera. Nintendo nos manda, ahora, este super juego para móviles y que nos entretengamos durante todo el verano persiguiendo, como borregos, a unos bichos a los que, además, matas con solo mover un dedo y ellos ni siquiera se defienden ( como que están esperando a que los encuentres y los captures). Pero claro, vas subiendo de nivel y, además, puedes optar a ir a entrenar a un gimnasio especializado en la caza de Pokemons; ¿para qué? ¡Si están quietecitos esperando a que les lances tu bola de poder y los cojas! En fin, todo una proeza que ha permitido que muchos se accidenten y todo.




Pero claro, si es que al final somos todos iguales. Acusamos a los demás de consumistas pero todos tenemos móviles de última generación o la tablet más guay, o la smart TV más grande. Todos usamos Facebook o twitter y whatsapp. Todos exponemos nuestra vida a los demás y nos quejamos de que el gobierno nos vigila; pero si ya lo hace y se lo ponemos en bandeja. El que no cuenta su vida minuto a minuto, amenaza con abandonar el Facebook y contactar con sus allegados por whatsapp; para al día siguiente deleitarnos con muchos más estados que antes de la amenaza inminente.    






A diario veo gente en la piscina o en la playa tumbados al sol recreándose con su móvil, mandando mensajes, escritos o de voz, o haciéndose selfies de los más variopintos. En los restaurantes familias enteras miran su Facebook e incluso una pareja de enamorados sentados en una esquina, con su velita en plan romántico y todo, ambos hablan cada uno con su móvil y ni siquiera se miran. ¿Y ese que tienes al lado en el cine y se pasa toda la película whatsappeando?



En fin, no seamos hipócritas, somos unos consumidores natos y empedernidos y, además, nos gusta. Lo triste es que nos matamos por consumir juegos estúpidos que no nos aportan nada, ni siquiera una buena diversión, y no corremos a la librería más cercana a comprar un libro de nuestro autor favorito. Y no es porque no tengamos tiempo para leerlo, que sí que lo tenemos.



Nada, a seguir cazando Pokemons. Aprovechemos lo que nos queda de verano, no sea que en un par de semanas aparezca otro juego y nos aparte de este que nos divierte tanto. Y lo más importante, démosles más razones a los gobiernos para que nos tomen por lo que somos, una pandilla de idiotas.


¡Feliz caza!



Por G. David Peralta.







EL ESCULTOR GRANCANARIO JOSÉ ROBAYNA

El escultor Grancanario José Robayna en el batiburrillo, nos cuenta que descubrió su pasión por la escultura desde que jugaba con las cajas de madera, donde se transportaba la conserva, y las transformaba en cualquier cosa que sirviera para jugar. Por aquel entonces, José, era solo un niño y con el paso de los años, cambiaría aquella caja de madera por hierro, piedra, aluminio o madera. Materiales con los que hoy en día hace sus esculturas, para el caso obras de arte.

Aludiendo a los elementos de la Tierra, el escultor, nos dice que funde el hierro con la piedra para describirnos a un bote de vela navegando en alta mar, deporte que representa a los canarios, esa ola que embiste al bote, continúa su camino, empujada por el viento y se estrella contra las rocas, representada por la piedra. Así, mar, tierra, aire y fuego se mezclan en parte de las esculturas de Robayna.


Pero eso no es todo, ya que el arte de este escultor grancanario es tan amplio como su imaginación y es que tanto tiene en su catálogo una serie de escritorios, como cuadros trabajados en aluminio o distintos tipos de trofeos para las distintas modalidades deportivas.


El arte debe de ser interpretado por el observador, quien es el que
descubre lo que el autor quiere expresar, pero siempre desde su propio punto de vista, ya que para saber con exactitud lo que nos cuenta el escultor, hay que conocer su trayectoria; nos explica el propio José cuando le preguntamos si todo vale como arte.
Hay que pensar que el arte no sólo se expone en los museos, también podemos disfrutarlo en nuestra propia casa si decidimos adquirir alguna de las piezas de este peculiar escultor.

miércoles, 20 de julio de 2016

"LAS PIEDRAS TAMBIÉN SUEÑAN" POR JOHANNA PÉREZ HERNÁNDEZ


Canaria, de 35 años, y maestra de primaria, la escritora Johanna Pérez Hernández en El Batiburrillo, ha escrito, en un principio para satisfacer su necesidad de escribir lo que siente, “Las piedras también sueñan”; un libro, que ella se niega a clasificar en ningún tipo de edad,  que cuenta las aventuras de una piedra llamada Stone y que te arrastrará por todo el libro hasta convencerte de que todos podemos soñar. Todos podemos alcanzar ese sueño que perseguimos desde pequeños.



Johanna nos cuenta que es amante de las playas de piedras, y nos asegura que no tenía ninguna intención de publicar la novela la cual, ha dicho, “fue enviada a la editorial por mediación de mi marido, quien la leyó y creyó que era un libro para ser leído por todos”. Si por ella hubiera sido, aún estaría guardada en un cajón, ya que, siempre le tuvo respeto a lo de publicar sus escritos. “Yo le temía a la palabra escritora”, nos ha confesado.



Si quieres seguir a esta magnífica y encantadora escritora, sólo tienes que buscarla en Facebook o a través de su blog, “Llueven letras”, donde trata de contárnoslo todo acerca  de las piedras y sus curiosidades, ya que no sólo ella es amante de las piedras, sino que su hijo, de cuatro años, también. Y si te interesa esta genial novela, “Las piedras también sueñan”, la puedes adquirir en la web de la editorial, Círculo rojo, o mediante Amazon, la web de El Corte Inglés, La casa del libro o en cualquier librería cercana.



Y como dice al final de esta novela de imaginación:



La alegría es la piedra filosofal 
que todo lo convierte en oro
Benjamín Franklin





http://www.digitalfarocanarias.com/








https://www.amazon.es/dp/8491400036?tag=gdavper-21&camp=3598&creative=24794&linkCode=as1&creativeASIN=8491400036&adid=1PV2RWT2W2XCJ1MQR3XR&
Stone es una piedra que vive junto con su familia en una montaña muy especial. Pronto tendrá que tomar una decisión, que cambiara su manera de vivir y entender la vida. Tomar buenas decisiones una complicada tarea, pero Stone logrará escoger correctamente. Las conversaciones con su padre, el vertiginoso tiempo, y las aventuras que vivirá, no te dejaran indiferentes. Si deseas reír y emocionarte, no dudes en leer; “Las Piedras También sueñan” y, descubre la mágica historia de una piedra que logró cumplir su sueño. No importa del reino al que pertenezcas, todos podemos soñar, todos podemos ser Stone...  

lunes, 18 de julio de 2016

ROSA CLARÁ SE INSTALA EN LAS PALMAS


Tras trece años de experiencia y toda la ilusión de tener un negocio dedicado a las novias, y todo lo que gira en torno a ellas, las hermanas, Mar y Ana Guerra, han abierto una tienda de la diseñadora catalana, Rosa Clará.



Mar, nos cuenta que aunque hay muchos establecimientos dedicados a la moda nupcial, la marca exclusiva de Rosa Clará no solo es asequible a todos los bolsillos sino que, además, las telas y los diseños de esta firma de alta costura, son de lo más exquisito. 





Para aquellos que no la conocen, Rosa Clará, empezó su andadura empresarial en el sector de la moda nupcial hace casi 20 años, abriendo su propia tienda de vestidos de novia en Barcelona. Ofrecía diseños innovadores creados con tejidos de la máxima calidad a un creciente nicho de mercado que no se identificaba con el producto que encontraba hasta el momento. La consolidación de la compañía y su hegemonía dentro del sector llegaron, entre otros, mediante la colaboración con diseñadores de Alta Costura (Christian Lacroix, Karl Lagerfeld, Zuhair Murad) con los que se firmaron contratos de exclusividad para fabricar y distribuir sus colecciones de novia a nivel mundial.





Las novias grancanarias ya pueden disfrutar de estos vestidos tan exclusivos en la tienda de José Manuel Durán Gonzáles número 17, donde no sólo serán atendidas por profesionales, sino que también pueden escoger el diseño que más les convenga, siempre con la experta asesoría de los empleados de la tienda. Y para el acabado final, tienen a un sastre de alta costura, Manu Vega, que dejará a la novia de lo más elegante y guapa para ese día tan especial, como es el día de su boda.

Por si esto no es suficiente, también, la tienda dispone de todo tipo de complementos para la novia, ropa de madrinas y ropa de fiestas, además, cuenta con un amplio catálogo de vestidos de primera comunión.




Pero si es que hasta el lema de la diseñadora lo dice todo:




"El éxito no es casualidad.

Se define con esfuerzo, ganas de trabajar,

 ilusión, equipo y creer que puedes lograrlo".













 

Un reportaje de G. David Peralta.
Fotografía por Fabrice Blanchard.

miércoles, 13 de julio de 2016

INAUGURACIÓN DE FUND GRUBE MOGÁN

Con el lema "Shopping in paradise", Fund Grube abre una nueva tienda frente a la playa, en la misma avenida de Las Artes. Ubicada en la casa más antigua de la playa de Mogán. Tras los discursos de apertura , presentados por Xaila Falcón, se sucede una celebración por todo lo alto, permitiendo que los invitados y curiosos pasen a disfrutar de las instalaciones y los diferentes artículos que se muestran en las estanterías.


Tras hacer un largo recorrido por la tienda, esquivando como podíamos a los numerosos asistentes, nos encontramos con Andrés Alonso, director de marketing. Con él hablamos de la inauguración del nuevo local y del comienzo de la empresa familiar Fund Grube, una frase alemana, cuyo significado es "encontrar en un pozo"; aludiendo a que cuando venían los turistas alemanes a Gran Canaria, encontraban de todo lo que necesitaban.

 
 

Además de estas curiosidades, Andrés nos habla tanto de la necesidad de expansión de la empresa, la cual cuenta ya con más de treinta tiendas repartidas por varios municipios de esta y de otras islas; como de crear diversos puestos de trabajo, y es que, en la nueva tienda de Mogán, de entre los 25 empleados, hay hasta siete nacionalidades diferentes; aludiendo a la diversidad gentes que vive o nos visitan.


Concluimos la entrevista y el fotógrafo y yo, nos sumamos al resto de personas que inundan la tienda y, grabadora y blog en mano, nos tomamos unas copas de champán y degustamos los diferentes aperitivos que los camareros reparten tanto dentro como fuera de la tienda. Al salir a la calle, me encuentro de frente con la playa y pienso que, desde hoy, todo aquel que esté en la playa de Mogán tomando el sol y se haya olvidado el bronceador, se puede acercar a Fund Grube, en bañador, a comprarlo…

Y es que eso sería como “comprar en el paraíso”.








 












 
Reportaje realizado por G. David Peralta.
Fotografía por Fabrice Blanchard.
Para Diario Digital Faro Canarias.

martes, 12 de julio de 2016

SUSURROS DE MI CONCIENCIA

Tumbado en mi hamaca leo un libro con tranquilidad.
Reflexiones de otro hombre, que me hacen reflexionar.

De cuando en cuando, me detengo y miro hacia otro lugar;
el mar, que está frente a mi, me evoca diferentes sentimientos.
Sus iones negativos se expanden por tada la playa. 
Veo gente que nada, bucea 
o salta entre las olas en una danza sin igual.
 Otros, caminan por la playa; transeuntes que vienen 
y van inmersos en conversaciones con sus compañeros 
o en sus propios susurros de conciencia. 



Vuelvo a mi libro y leo otra reflexión, trata de la amistad.
Busco en mi memoria, en los propios 
susurros de mi conciencia;
tratando de buscar momentos especiales, 
protagonizados por una amistad.
Visualizo imágenes que me hacen reír 
y vuelvo a mirar a mi alrededor; 
todo parece tan tranquilo.
¿Qué tiene la playa que nos hace sentir tan bien?
Esos iones negativos que se transportan 
por el aire nos llegan a todos,
haciendonos sentir mucha felicidad, paz y tranquilidad.
La gente, simplemente disfruta de su dia, 
nadie parece tener problemas; todos parecen felices. 
Nadie discute ni se siente enfadado. todo el mundo sonríe, 
habla con su compañero o escucha música,
alguno lee un buen libro, como yo.

Vuelvo a mi libro, vuelvo a los susurros de mi conciencia.
Ahora es una reflexión sobre un señor mayor, 
trata sobre la edad.
Lo termino y dirijo mi mirada hacia la gente; 
hago un simple barrido,
observando a todos los que me rodean. 
Muchos llevan bañadores, otros están como vinieron al mundo; 
pero nadie parece ofendido. 
Hay jóvenes y viejos; y todos están mezclados, 
nadie parece percatarse de la diferencia de edad. 
¡Qué raro! ¿No importa? ¿Nos es indiferente?
Y,  ¿por qué nos diferenciamos en la vida cotidiana?
¿Por qué apartamos de nosostros a los que consideramos viejos?
Y,  ¿ahora nos mezclamos con ellos?,  ¿hablamos con ellos?,  
¿nos bañamos con ellos?
¡Claro, hombre! Esto es la playa, no la ciudad.
Aquí todo cambia, en la playa somos iguales; no importa la edad
Junto al mar reina la felicidad.
Junto al mar debería vivir la humanidad...
Vuelvo a mi libro.

Continúo con los Susurros de conciencia 
de Esteban Rodríguez
despertando los susurros de mi conciencia.

Buen libro para reflexionar...

O, ¿será el mar?....


sábado, 9 de julio de 2016

UN PASEO POR LAS DUNAS DE MASPALOMAS


A quien pueda interesar.

Comienzo este artículo, el primero fuera de la literatura, con esa frase tan famosa utilizada antiguamente por que creo que esto les puede interesar a muchos de ustedes. No trato de señalar a nadie, ni de juzgar a la ligera. Desde este diario digital, tan de nuestra isla, quiero hacernos una llamada de atención para que, juntos, intentemos corregir ciertos errores.

A pesar de los trabajos de mantenimiento que “NUESTRAS” Dunas de Maspalomas recibe por parte de los operarios del ayuntamiento, parece ser que no es motivo suficiente para que este paraje sin igual, luzca con luz propia; limpio y reluciente. Como debería ser para que todos los grancanarios y nuestros visitantes podamos disfrutar de él como es debido.



Vivimos en una de las islas “más afortunadas del mundo”. Un paisaje sin igual, que si bien, en la tierra hay muchos de ellos; este es el mejor, porque nos pertenece a nosotros y creo que, desde mi punto de vista, no estamos haciendo algo bien.



A veces me pregunto si realmente estamos civilizados o, por el contrario, aún nos falta mucho para llegar a eso. Ustedes me dirán que sí que lo estamos, pero, ¿cómo llegamos a esa conclusión cuando te encuentras con cosas como las que se muestran en las fotos de este reportaje? Y ustedes dirán: Claro, si los de mantenimiento se pusieran las pilas, esto no estaría así. Pero claro, llegamos a un punto en el que yo me pregunto, ¿y no será cosa de todos que las Dunas puedan estar más limpias y mejor cuidadas?


Pongamos el ejemplo de ese padre, dominguero, que se dedica a limpiar “su coche” a conciencia, dejando reluciente todos los recovecos de la preciada máquina. Y, sin ser machista, esa madre, dominguera también; que se dedica a limpiar toda la casa hasta dejar los suelos como los paños del oro; o los muebles relucientes como un patena, dicho sea de paso, esa cocina que tanto se esmeran en limpiar una y otra vez, algunas claro. ¿Qué haría este padre cuando su hijo se toma un helado en el coche y lo mancha? O, ¿esa madre, cansada ya de limpiar, si sus hijos dejan todo manga por hombro o le llenan el suelo de arena de playa?... ¿Llamarían al servicio de limpieza del edificio? ¿Lo volverían a limpiar todo? O, ¿Sería mejor enseñar a nuestros menores a tener cuidado con nuestra casa y, por consiguiente, con nuestro entorno?




¿Estamos hablando de un tema de falta de atención o falta de educación medio ambiental? Piensen en esto señores y tratemos todos juntos de educar a los más pequeños, y a los más descuidados, para que nuestra isla y nuestras Dunas de Maspalomas luzcan mejor y así estar más orgullosos de lo que tenemos. Porque aunque nos quejemos de los guiris, los responsables somos nosotros, ya que somos tan culpables los que hacemos, como los que dejamos hacer, sin hacer nada al respecto.
Entonces, la pregunta final es: ¿realmente estamos civilizados o aún nos queda para llegar a ello?



¿No sería mejor disfrutar de nuestro entorno manteniéndolo tan bello y limpio como la reserva natural que es?



 








Reportaje realizado por: G. David Peralta.
Y Fotografía de: Fabrice Blanchard.