BIENVENIDOS A MI BLOG
Donde encontrarás entrevistas a diferentes representantes de la cultura y recomendaciones de libros

miércoles, 31 de mayo de 2017

SOY HOMOSEXUAL


Hola.



Soy homosexual, ese hombre al que le gustan los hombres o la mujer a quien le gustan las mujeres. Soy el que miras de reojo porque va de manos con otro hombre, el que miras con mala cara si me sale lo que todos llaman “pluma”. Soy el culpable de todos los males del mundo, el portador de enfermedades contagiosas, soy antinatura, soy un desperdicio humano, un paria social.



Y por ello, puedes odiarme eternamente, lanzarme desde una azotea con mis ojos vendados, escupirme a la cara, arrastrarme por el fango literalmente o arrastrarme por el fango con tu lengua de serpiente venenosa. Empújame a las vías de un tren cuando éste esté próximo a la estación.  Hazme un bulling. Sodomízame con un hierro candente, lapídenme mientras camino por el pueblo hasta caer desmayado. Azótame con un látigo de espinas para después encerrarme en una celda repleta de excrementos. Escúpanme palabras sucias mientras atravieso su calle. Entiérrenme vivo y haz que mi cabeza espere a que el agua del mar la cubra, para morir ahogado. No dudes en arrancarme la piel a tiras con tus propias manos. Destruye mi entorno con tus miedos y calumnias. No dejes nada vivo de mí.
 


Sé la madre que reniega de su hijo prefiriendo haberlo abortado. El padre que me deshereda y me echa para que vaya a vivir bajo un frío puente. Destrózame la cara con tu puño de hermano o arráncame los ojos con tus uñas de hermana.  Descomúlgame de tu iglesia y lánzame a los leones de la sociedad corrupta. Señálame con tu dedo temeroso de Dios y acúsame de pecador empedernido. No me permitas vivir en mi país porque no lo merezco. No cures mi heridas. No sientas mi dolor.


NO LO MEREZCO.



Soy sólo un pobre hombre que vive por egoísmo, no pienses por un momento que tengo corazón. Soy sucio, mezquino, tengo la sangre envenenada, podrida de tanta enfermedad. Soy aquel que no quiere a la familia, que no tiene sentimientos. No sufro cuando me insultan, no me importa que mis padres me echen de mi casa renegando de mí. No lloro cuando mis hermanos me repudian. No siento miedo ni dolor cuando me agreden. Cuando me miran mal y me señalan por la calle. 





NO TENGAN PENA DE MÍ.



Ahora reflexiona sobre lo que he escrito, mira en tu interior. Rebusca en la Historia de la humanidad, en Wikipedia, revuelve Google y desgrana tu Facebook si hace falta. Siente lo que de verdad te rodea, lo que tienes en lo más profundo de tu corazón, de tu ser. Y pregúntate: ¿De verdad puedes odiar al hijo a quién le diste la vida? ¿De verdad vas a repudiar al hermano con el que compartiste cama, juegos, ropas, risas? ¿De verdad vas a ser el primero en tirar la primera piedra? ¿Crees, en serio, que merece la pena matar a una persona porque ame a otra? ¿Te compensa, de veras, creer que tu dios repudia a los que son diferentes a ti? ¿Crees que el mundo va a quedar libre de personas como yo por el mero hecho de que a ti no te gusten? ¿Pretendes aniquilarnos a todos de verdad? 


REFLEXIONA




Nadie merece ser repudiado por lo que hace en una habitación de cuatro por cuatro metros cuadrados con una persona de su misma condición sexual. Nadie merece ser asesinado o apaleado por AMAR a otra persona con la misma condición sexual. Nadie merece ser maltratado por ser y pensar como siente, como quiere o le gusta.


SIENTETE LIBRE. PERMITE LIBERTAD.


 Artículo para Digital Faro Canarias 



http://www.digitalfarocanarias.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario